Posted by & filed under armas, politica.

Recién terminé de leer dos artículos escritos por Celeste Fassbinder [(este y este) aconsejo leerlos primero ] y me decidí por dar mi opinión al respecto, tanto de ellos como del tópico que abarcan.

El primer artículo comienza así:

Con la nueva excusa diseñada para desamparar al pueblo ante la inseguridad, el narcotráfico, y las bases militares extranjeras en suelo argentino, el ReNar K, que trabaja para la CIA, inició su “Campaña de Regularización de Usuarios”, con el objetivo de “sancionar a los Usuarios Vencidos”, despojándolos de sus armas de fuego mientras los delincuentes adquieren más y más armamento y las armas de fuego confiscadas “desaparecen” misteriosamente de la entidad.

Más allá que la historia nos ha demostrado que hasta la más loca conspiración hollywoodense se da en la realidad, los vínculos mencionados con la CIA y el narcotráfico no me constan, como así tampoco me consta que la medida apunte a la desprotección de los Legítimos Usuarios (de ahora en más LU).

En el reverso de mi CLU (Credencial LU) pregona:

5) Esta Credencial debe ser renovada dentro de los 90 días anteriores a su vencimiento.

No está de más decir que la caducidad de la misma es cada 5 años, por lo que no me parece un esfuerzo sobre-humano regularizar la condición de LU (si bien hay cuestiones burocráticas de las cuales hablaré después). Además al tener la CLU vencida, todas las tenencias pierden vigencia lo cual implica una “tenencia ilegal” y me parece lógico que el Renar accione ante ello. Si como LU pretendemos preservar nuestro derecho a tener armas, debemos mostrar idoneidad, responsabilidad y repudiar a quienes no estan en una situación regularizada e incentivarlos a que se regularizen.

Si bien tampoco me consta la desaparición de armas de fuego confiscadas, es una realidad que han habido robos de armamento a instituciones militares y policiales.

El primer artículo finaliza así:

En un comunicado emitido recientemente el ReNAr se encarga de recordar a los argentinos que está vigente en todo el territorio nacional el Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego, ideado por Nestor Kirchner luego de negociar con cinco carteles del narcotráfico, que hoy se encuentran instalados en el país.

Dicho tema es el eje del segundo artículo. El programa de entrega de armas de por sí no me parece una mala idea, es ideal para quienes se encuentren en poder de un arma de fuego deseen desistir de ella y que la misma termine en un lugar seguro y no en manos de la delincuencia (suponiendo que no hay manos negras de por medio).

El principal problema (o problemática mejor dicho) del programa radica varios puntos para mi:

  1. Retribución: La entrega de un arma se retribuye económicamente, la cuestión radica en que el monto que se entrega generalmente es mayor al monto en el mercado negro, por que es hipotéticamente posible que un delincuente compre un arma ilícitamente, cometa un delito con la misma, luego la entregue y dado a que por la entrega se le dio más dinero del que le costó, se pueda comprar otra. Se puede interpretar de distinta forma, pero de igual manera hay que pensar en la probabilidad.
  2. Un arma es un problema: Mediante el slogan “Sacá un arma de tu casa, sacá un problema de tu casa” se está estigmatizando las armas y dando una mala imagen de las mismas, siendo que miles de LUs hacen buen uso de las mismas me parece que no corresponde tal slogan e intentar dar tal imagen. Un arma no es un problema, sino una responsabilidad.
  3. Menos Violencia por Armas: Este programa propulsado por ONGs desarmistas pregonan que este el programa tiene como objetivo disminuir los hechos de violencia armada. A mi criterio este programa no tiene incidencia en la delincuencia (y si la tiene como en el .1 no es la adecuada), para el delincuente un arma es su herramienta de trabajo y no va a deponerla.
    También suelen tener la mala leche de acusar a los LUs como causantes de dichos hechos de violencia.

Algunas opiniones mias

Antes que nada soy CLU con orgullo y estoy (y voy a seguir estandolo) en contra de la prohibición total a la tenencia de armas por parte de civiles, mas allá de que no figure expresamente considero que es un derecho constitucional implícito; ya sea para recreación o defensa personal.

Más allá que odiemos que el Renar tenga sus falencias burocrácitas (lo más criticable), que las armas automáticas esten prohibidas, que las armas comprendidas en el decreto 64/95 o la portación sean de carácter casi imposible para los civiles, tenemos que reconocer que en materia de legislación respecto a otros países estamos aventajados. Brasil solo permite 38 spl y .380 a los civiles, Venezuela directamente prohibe todo y otros paises tienen leyes muy restrictivas.

La mejor manera de preservar nuestro derecho es primero luchar por el mismo mediante la asociación, porque organizados siempre se van a poder hacer mejor las cosas (ALUTARA).
Ser responsables e idóneos, para no alimentar a quienes desean culparnos de hechos de violencia / negligencia.
Mostrar que las armas utilizadas correctamente no son peligrosas y que pueden utilizarse para sanos fines recreativos.

Ya vendrán mejores tiempos donde podremos debatir el decreto 64/95, la portación, el uso de HP/JHP o la ley de armas en su totalidad.

Quien desee dar su opinion / debatir el tema, sientase libre de comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *