Posted by & filed under personal.

Hace tiempo tenía debido este post, ese año fue (aunque todavía no terminó) uno de mis años más movidos. No acostumbrado a tanto movimiento (suelo llevar una vida tranquila), tuve muchas reflexiones y introspecciones.

Empecé el año con cierta depresión, venía acarreando algunas cuestiones del año pasado. A los pocos días de Enero conocí a alguien. Para quien me conoce las relaciones no se me hacen fáciles y puedo decir sin miedo que creo que fue la primera vez que realmente me ilusioné. No me duró mucho, debo hacer un mea-culpa y admitir que mi comportamiento no fue el más adecuado. Basicamente fui un rompehuevos, cuando uno se equivoca tiene que admitirlo. Me hubiese gustado que las cosas a pesar de haber terminado, se haya dado en buenos términos; pero a veces las cosas no salen como uno quiere.

Al poquito tiempo me enferme bastante (mononucleosis y sinusitis), estuve entre 3 y 4 semanas pasándola bastante mal, bajé unos cuantos kilos a causa de casi no poder comer. Esto sumado a ciertas cuestiones que todavía persistían de la ‘relación’ pasada no ayudaba al estado de ánimo.

Por fin me curé, para que dos semanas después sufra un robo en el que me pudo haber costado la vida y que puedo decir que ‘sólo’ fueron unos cuantos puntos en la cabeza. A raiz de ese episodio tuve cierta exposición en los medios, que me llevó a conocer a otra persona. Otra vez me ilusioné, me adentré en la relación, puse de novio; pero pronto descubrí que no era la persona adecuada. Otra vez, desafortunadamente, no se terminó en buenos términos.

¿Cuales fueron mis reflexiones? Varias.

Entendí que uno siendo inseguro no logra nada, romper los huevos no va ayudar en una relación.
Entendí que uno debería pensar también en saber dar las malas noticias para no hacer mas mal al otro.
Aprendí que la vida te sorprende, que cuando uno menos lo espera algo sucede.
Aprendí que aún de las cosas malas pueden florecer cosas buenas.
Aprendí que uno tiene que tomarse su tiempo, disfrutar; no meterle gas y estrellarse.

A pesar de que a fin de cuentas uno podría considerar como las experiencias ‘negativas’, todas son experiencias.
Me gustaría volver atrás y cambiar algunas cosas, pero las cosas se dieron así y tomo todo como aprendizaje.

La vida es un camino de ida, ponete el cinturón y disfrutá el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *