Posted by & filed under internet.

Ya hablé algo al respecto en mi anterior post “Peor que el sexting…” pero eventos recientes me llevaron a querer volver a escribir al respecto, la práctica per se no es mala (y acá hago un mea culpa) pero si conlleva muchísimos riesgos y en la actualidad es una práctica que pareciera estar en auge. Voy a tratar dentro de lo posible dar ejemplos concretos, con sus actuales o posibles consecuencias y analizar qué nos lleva a realizar estas prácticas a pesar de sus riesgos.

Pueblo chico infierno grande

Quizá muchos digan que donde vivo no es un pueblo, ni mucho menos chico; pero les aseguro que tiene todas las características de uno. Existen muy pocos grados de separación entre personas, mucho chisme, etc y hace poco estas características se cobraron una víctima.

El nombre no importa, ella tenía 13 años y en su remolino hormonal adolescente cometió un error (o picardía) al enviarle a su novio una foto de ella mostrando los pechos. Aparentemente cuando esa relación terminó él (muy caballerosamente) distribuyó por WhatsApp la foto, no faltó mucho tiempo hasta que el hecho estuviese en boca de todos y en los celulares de todos (aún cuando esa imagen entra en la categoría de pedofilia).

Que consecuencias le generó? Podríamos decir que psicológicas quizá, en su momento no salía del aula durante los recreos dado que todo el colegio ya la había visto desnuda y no se sentía cómoda. Desconozco cual es su situación actual y posiblemente esto no le acarree problemas en su vida adulta. Pero el sabor amargo queda.

De estudiante común a furor en la red

Hace 3 días en un foro de la facultad alguien linkeó un video de YouTube (y son varios):

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=fyfP6x1214I” width=”600″ height=”400″]

Estos videos aparentemente también originalmente habían comenzado a circular a través de WhatsApp hasta que alguien los subió a YouTube y no solo ello, sino que también circulan fotos caseras desnudas de ella. ¿Quien las filtró? Dios sabrá.

Y hoy salió una nota en un diario de los hechos, ver acá.

¿Que consecuencias le trajo? Una catarata de solicitudes en Facebook (lógico) y una sobre-exposición no deseada (en teoría…uno nunca sabe quién busca posicionarse como modelo). ¿Que consecuencias le puede traer? En los videos figura el nombre de la universidad donde se filmaron los videos y el nombre de ella, no se si podrá estar sujeta a sanciones por parte de la institución.
Lo que sí, según sé ella estudia Abogacía y esto podría llegar a causarle problemas en un futuro. ¿Como?

El caso de Marshall Eriksen

Marshall Eriksen es un personaje ficticio de la serie “How I Met Your Mother” , que en determinado momento consigue una entrevista laboral en una empresa para la cual añoraba trabajar. En determinado momento el presidente de la compañía lo llama y le comunica que “estaban muy interesados en él, que lo contratarían tan pronto pase la prueba de Google”, concluida la llamada se busca a sí mismo y se espanta al encontrar un vídeo suyo ebrio (link) por lo que teme que esté en peligro su propuesta laboral.

Esto no es absurdo, esto hoy en día lo hacen las empresas. Sin ir más lejos un “recruiter” de una empresa informática se contactó conmigo a causa de mi Twitter; y bajo el mismo mecanismo un amigo consiguió trabajo. Por lo que lo que nosotros publiquemos en las redes, o lo que publiquen de nosotros puede afectar nuestro futuro laboral.

– ¿Y en que se compara esto a los casos anteriores?

Miremos el último caso, está recontra publicado que el nombre es Annalisa Santi (si es el real lo desconozco), hagamos una búsqueda en google.
Ya en la primer página tenemos varios links que se refieren a los videos. Entonces si hacemos un paralelo entre la situación de Marshall y Analissa… más que nada en un ámbito “formal” como supuestamente lo es el ámbito legal (acuérdense que estudia abogacía)

Caso extremo: Amanda Todd

Amanda Todd era una chica canadiense de 15 años que le envió una foto de sus pechos a un hombre (caso típico de grooming); la cuestión que esta persona la chantajeó y luego distribuyó la foto; lo que le trajo problemas de bullying en la escuela. Incluso luego de cambiar de escuela y mudarse el hombre devenido en stalker volvió a difundir sus imágenes en su nuevo círculo. Desafortunadamente estos hechos continuaron el bullying hacia la menor, causándole una profunda depresión que tristemente terminó con el suicidio de ella.

Causas de la práctica

Es interesante ponerse a pensar ¿porque se realizan estas prácticas?, creo que las causas son varias. El desconocimiento de la potencial contraproducencia, quizá si se conozcan pero existe un alto grado de confianza con el destinatario, considerar más importante querer demostrar “afecto” al destinatario por sobre el potencial riesgo; etc etc.

Y existe una causa que me parece interesada analizar, y es un estudio basado en un experimento hecho con alumnos de la Universidad de Berkeley en el cual se los hace excitar sexualmente y en ese estado deben responder unas preguntas. Como resultado el estudio arrojó que cuanto mayor sea el grado de excitación de un individuo  mayor es la probabilidad de que acepte una propuesta que normalmente no haría. Para resumirlo la calentura nos nubla la vista.

– Entonces, ¿es mala la práctica?

Es una pregunta relativa, en cierto modo me parece que es lógico que así como la tecnología cambió muchos aspectos de nuestra vida; que tenga incidencia en la sexualidad. Me parece que de llevarse a cabo uno tiene que ser consciente de lo que se está haciendo y de los potenciales riesgos. Así como también como una picardía (como la de Annalissa), por más que uno no quiera y esté en plena confianza de quien posea el video…factible que se termine publicando.

Podemos cerrar con una célebre frase: “Un gran poder conlleva una gran resposabilidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *